Revista FOTOS (1937-1963)

La revista FOTOS fue un semanario gráfico nacido en plena Guerra Civil española como órgano propagandístico de la Falange. Su promotor fue el entonces jefe de la Junta de Mando, Manuel Hedilla Larrey, aunque el aparato propagandístico ya estaba perfilado por José Antonio Primo de Rivera. La estrategia consistió en acaparar todo tipo de publicaciones para todo tipo de público, tarea designada a Manuel Fernández Cuesta, exsecretario general del partido y posterior ministro con Franco.
El primer número salió el 25 de febrero de 1937, naciendo con la vocación informativa de actualidad y de mostrar a los lectores “los magnos acontecimientos de la heroica gesta que vivimos”. Su lugar de publicación fue San Sebastián, aunque se trasladó en Madrid en marzo de 1940, siendo el primer número el 9 de marzo de ese año.
Inicialmente se subtituló “Semanario Gráfico de Reportages”, luego “Semanario Gráfico Nacional” y, posteriormente, antes de concluir el año 1937, añadiría el “Sindicalista” a su subtítulo. El 10 de febrero de 1940 lo cambió por “Semanario Gráfico de Información y Reportajes”.
Tras la formación del primer gobierno de Franco en Burgos el 1 de febrero de 1938, el responsable de las publicaciones pasó a ser Ramón Serrano Súñer, ministro del Interior y jefe nacional de Prensa y Propaganda de la Falange. Durante sus primeros años de vida tuvo también, por circunstancias históricas, cierta dificultad para encontrar un modelo periodístico concreto y un formato adecuado a sus exigencias. Salía a la calle todos los viernes y su número de páginas era de 32, salvo en el primer número que, por ser especial constó de 40. Hasta que no transcurrió un año desde el inicio de su publicación, no hizo un cambio radical en su presentación, ya que comienza a utilizar el huecograbado, algo que se anuncia en la propia revista y pone en marcha en el número siguiente.
Las secciones no están verdaderamente determinadas en un principio aunque desde el primer número tuvieron vocación de revista de información y de reportajes. Las circunstancias que se vivían en España hicieron que la información tratara casi exclusivamente sobre la guerra, fundamentalmente del bando nacional, ya que las referencias al bando republicano son habitualmente, por no decir siempre, despectivas, incluso les dedican en algunos números “secciones itinerantes” para describir el estado de los pueblos y ciudades tras el paso de los ejércitos republicanos.
A partir del 18 de septiembre de 1937 comenzaron a aparecer las “Novelas cortas de la guerra”, firmadas por diferentes escritores. La última de apareció el 18 de diciembre. A partir de la siguiente edición continuó la vena literaria pero de un modo folletinesco.
Desde finales de 1937 comenzaron a aparecer diversos dibujos sobre “El Madrid Rojo” y otras veces coincidirá o incluso se irá diluyendo con otros grabados de un corte parecido titulados “Apuntes de la guerra”. El dibujante era Kemer. El humor es una parcela que se comienza a cultivar también desde finales de 1937. En 1938 creó otra sección titulada “5 minutos de buen humor”, con el subtítulo de ”Zona roja”. El firmante de estas viñetas y dibujos sarcásticos era Sánchez Vázquez.
Además de las fotografías, también se ilustraron algunos reportajes con diferentes dibujos, la mayoría de tipo satírico y hasta agresivo. A finales de 1937 crea una sección, un tanto efímera, titulada “Galería de salvajes ilustres” en las que se incluyen personajes relevantes de la República. Desaparecieron en febrero de 1938. Otro de los aspectos que trató fue la deportiva, entre junio de 1938 hasta comienzos de 1939, que la sustituyó por la “Sección Femenina” con las páginas tituladas “Ellas”, dedicada a la mujer y ocupada fundamentalmente de la moda. Desapareció al cabo de tres meses de su nacimiento. Así, pues, la revista no tuvo un patrón definido a la hora de vertebrar unas secciones un tanto seguidas, al menos en sus dos primeros años de vida, algo comprensible debido a la situación general de España, aunque de un modo algo más efímero trató temas de interés desde una perspectiva más periodística.
Sin embargo, hubo una sección que con el paso del tiempo y desde sus comienzos fue ganando peso dentro de la revista: el cine, bajo la denominación de “Pantalla”. Desde los primeros números se percibió cierto interés de la causa por el cine, pero hasta junio de 1938 no surgió la sección propiamente dicha. Esta fue la única sección que permaneció más o menos constante desde su aparición, ganando peso e importancia. Desde el principio, los textos hablaban sobre todo de actrices alemanas de la UFA, algo bastante obvio debido a la afinidad ideológica y la cooperación entre ambos países en este sentido. También se hacía referencia al cine español con reportajes especiales, y a partir de 1939, las estrellas americanas adultas fueron algo más habituales, aunque las alemanas siguieron teniendo más participación.
La aparición constante de Alemania dentro de las páginas de FOTOS tiene una explicación implícita, pues el régimen franquista apoyó al Eje durante la II guerra mundial, aunque fuera sólo con una división de soldados. La aparición de las formas de vida, los logros y las bondades de Alemania son habituales, para mostrar lo bien que se vivía allí y, de algún modo, dar a entender que, con la victoria de Franco sobre los republicanos, la vida en España sería igual de maravillosa. La aparición de Alemania se extendió hacia todos los campos, desde el político con Hitler como figura fundamental, hasta el deporte, especialmente tras los Juegos Olímpicos de 1936 en Berlín. También se hacía referencia a la juventud y a las mujeres y a los niños, remarcando la educación que recibían. En este sentido, se hizo eco de un intercambio escolar entre ambos países. Esta fijación por la Alemania nazi tiene una de sus explicaciones en la germanofilia del entonces ministro del Interior (y jefe de propaganda) y posterior ministro de Asuntos Exteriores durante la II guerra mundial, Ramón Serrano Súñer. Esto se mantuvo así hasta los incidentes de Salamanca que, finalmente, le costaron a Hedilla y a otros, su puesto en la Falange y casi la vida. Desde estos incidentes, de los cuales sólo FOTOS se hicieron eco en el bando nacional, el nombre de Manuel Hedilla quedó silenciado. Por ello se puede concluir que la influencia del mando fue bastante importante en el contenido de la revista.
Volviendo a la visión periodística de los géneros, el estilo era claramente partidista. La plasmación se realizará con un uso del lenguaje culto, incluso en las ocasiones en las que insultan a la facción contraria. En este sentido, hay que decir que la revista continuó con el lenguaje belicoso y de enfrentamiento constante, ensalzando a los propios y denostando a los contrarios. Una de las primeras características era la superficialidad de la descripción dedicando poco espacio al análisis en profundidad tanto en las batallas como en los líderes políticos. También describían de un modo exhaustivo las ciudades que iban conquistando, la situación de las personas y los edificios y las actividades que llevaban a cabo los republicanos. Otra característica fue el carácter literario de los textos, pareciendo más creaciones literarias que periodismo tal y como hoy lo conocemos, con ese lenguaje grandilocuente y despreciativo al mismo tiempo, incluso con algunos tintes dramáticos. La revista se apoyó en este recurso con inusitada frecuencia. Podemos decir que adolece de la concreción requerible a cualquier texto periodístico. La persona que contaba los acontecimientos para la revista asumía la propaganda completamente y además tenía una participación activa en el bando nacional. El lenguaje usado era de lo más halagador con los integrantes de su bando y de lo más despectivo con el contrario. Los reportajes solían ser narraciones en primera persona, siendo casi el verdadero protagonista el narrador.
Entrados en la década de 1960, tras el nuevo rumbo del régimen franquista y los cambios producidos en la prensa española, la revista FOTOS, habiendo cumplido sus objetivos como revista de la guerra y de posguerra dejó de publicarse en febrero de 1963.

En la prensa de aquel día...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*