Nuestra calle de Joaquín Costa (II): ocio y restauración


Desde la última remodelación urbanística terminada el pasado año 2011, la calle de Joaquín Costa se ha convertido en uno de los lugares más interesantes y atractivos del barrio del Raval. Gracias a la peatonalización y a la apertura de nuevos locales comerciales, es actualmente un eje muy concurrido tanto de día como de noche donde se respira una vida social constante de ambiente cosmopolita e internacional.

El comercio ofrece la posibilidad de elegir entre una amplia variedad de establecimientos, algunos de ellos singulares y exclusivos. Por supuesto, entre ellos nos encontramos nosotros como tienda de periódicos antiguos. Sin embargo, esta vez vamos a centrarnos en hacer una breve pincelada de los locales de ocio y restauración, cuya oferta imposibilita la existencia del vocablo “aburrimiento”.
Si empezamos desde abajo y en sentido norte, es decir, desde la calle del Carme y subiendo hasta llegar a la ronda de Sant Antoni, encontraremos en el número 1 el restaurante PUNJAB. Para quien busque la cocina exótica, aquí se pueden degustar buenos platos pakistaníes, indios y ecuatorianos. Se sirven menús diarios y se prepara comida para llevar. Abre todos los días de la semana.
 
 
Muy cerca tenemos la coctelería 33/45 COCKTAILS, en el número 4, de diseño retro y que ha sustituido al mítico IT Café del Raval. Destinado a un público más joven y cosmopolita, ofrece una carta de bebidas variada así como algunos cócteles. En el interior existen dos ambientes, uno con sofás antiguos (en el fondo) y otro con buena música desde electrónica hasta alternativa (en la zona de la entrada).
 
 
Si continuamos subiendo hallaremos en el número 18 el agradable restaurante PECCATO DI GOLA, que ofrece deliciosa y variada cocina italiana casera. Dispone de un amplio salón para grupos de hasta 14 personas e incluye servicio de comida para llevar. Este restaurante nació a partir del proyecto Buon Appetito desarrollado en los barrios de la Barceloneta, el Born y el Poble Sec. Dispone de un equipo de cocineros de prestigio con larga experiencia gastronómica que han elaborado una oferta de platos artísticos con materia prima fresca. Es muy recomendable.
 

 

Sin embargo, si lo que os apetece es la cocina del próximo oriente, éste es sin duda el BISMILLAH KEBABISH, situado en el número 22. Auténtica cocina turca donde puedes observar como elaboran el pan mientras comes y luego te lo sirven recién hecho y bien caliente. Aunque aparentemente pueda parecer un restaurante de kebab más igual que muchos otros, aquí estamos hablando de comida típica de Turquía con una excelente relación calidad-precio.
 
 
Abandonando el tramo más estrecho y antiguo de la calle, en el número 33 haciendo esquina con la calle de Ferlandina, encontramos un local mítico e histórico: la CASA ALMIRALL, fundada en el año 1860 por Manel Almirall, miembro de la familia Almirall, conocida por sus negocios. El local contaba con dos partes diferenciadas: una primera que constituía la taberna propiamente dicha, y una segunda que era utilizada como bodega. En el año 1976 el establecimiento pasó a manos de los actuales propietarios, Ramon Solé y Pere Pina. La inauguración se celebró el 1 de enero de 1977, y desde entonces se ha realizado una restauración en el año 2000 y una segunda obra para habilitar nuevos lavabos en el año 2001. Afortunadamente conserva buena parte de la decoración modernista original. Su interior se divide en dos partes: la posterior, con mesas y sofás bajos, definido como un espacio más nocturno e íntimo apto para reunirse y tomar una copa; y la zona que da a la calle, más luminosa y abierta, frecuentada por un público menos nocturno. Actualmente se puede definir como un local abierto y acogedor, donde predomina la música suave y se puede disfrutar de actuaciones en directo, ciclos de cine y otras actividades. Casa Almirall es uno de los grandes locales clásicos barceloneses que todavía conserva todo todo el sabor de antaño pero con las comodidades modernas.
 
 
Un poco más arriba, en el número 36 hallamos el bar BJ100 FRANKFURT, donde es posible deleitarse con bocadillos variados y tapas clásicas de toda la vida a precios populares. Son recomendables las patatas bravas. Ideal como lugar para tomarse la clásica caña de cerveza acompañada de una tapa. Buen ambiente en general y decoración agradable, ideal para reunirse con amistades y pasar un rato tranquilo mientras se hece una tertulia.
 
 
Prácticamente enfrente, en el número 37 existe otro local mítico e histórico: la GRANJA DE GAVÀ, típico lugar de encuentro bohemio e intelectual de Barcelona de ambiente informal. Abrió sus puertas por primera vez en el año 1871 como lechería del barrio. En el año 1943 nació en la planta superior de dicho establecimiento el escritor Terenci Moix y luego su hermana Anna Maria, pues el comercio era en realidad propiedad de sus padres. Posteriormente, al dejar de funcionar como lechería fue adquirido por el matrimonio Carlos Leoni y Montse Sancho en 1984, que mantuvieron la decoración interior y lo transformaron en bar restaurante. El local forma parte del circuito cultural del Raval, y cada quince días, los miércoles, se celebran allí recitales de poesía. Muy a menudo hay también tertulias, exposiciones de arte y de fotografía y actuaciones musicales en vivo. Afortunadamente todavía conserva la decoración original. De día funciona como lugar para desayunar y merendar y de noche se transforma en un bar de copas con música ambiental y un lugar idóneo para cenar diferente. Se ofrece un interesante menú a base de bocadillos, “torradas”, ensaladas y crepes. En definitiva, todo un local con historia y vida propia.
 
 
Justo al lado del mítico local, en el número 39 tenemos la coctelería TAHITI, local Tiki (denominación de la cultura polinesia) que, a diferencia de otros, está decorado para ofrecer un ambiente alejado del exotismo de las lejanas islas de Oceanía, con un estilo similar al de un dinner americano de los años cincuenta, austero, con paredes verdes y barra roja. La oferta es sorprendente, con una amplia variedad de cócteles polinesios, clásicos y combinados tropicales. Se organizan eventos desde sesiones de música hasta concursos de camisas hawaianas.
 
 
En el número 43 haciendo esquina con la calle de la Paloma tenemos el interesante LLETRAFERIT, un local bohemio e intimista donde se combina el ocio del consumo con el de la cultura. Bajo una buena música de fondo, es posible tomarse un café, una cerveza, una copa, un cóctel o un refresco y a la vez estudiar, leer, escribir o hacer tertulias. Hay una estantería donde se pueden intercambiar libros. Las paredes del interior sirven como expositor de pinturas que incluso se pueden comprar.
 
 
Continuando nuestra ruta, en el número 47 abrió un local especializado exclusivamente en hot-dog llamado THE HOT IS DOG. Ofrece los llamados Classicdog hechos con carne de buena calidad y pan blanco, a los que se puede añadir cebolla cruda, salsa barbacoa, jalapeños, pepinillos, queso rallado, puré de patatas, rúcula, guacamole, bacon, salsa de piña o tomate, entre otros ingredientes. Para los vegetarianos, está la Veggiedog a base de salchichas de tofu y pan artesanal integral que se puede aliñar con los ingredientes anteriores. El menú también incluye nachos y ensaladas. Muy recomendable para quienes no lo hayan probado.
 
 
Justo al lado y en el mismo número tenemos el ORIGINAL CLUB, un espacio especialmente recomendado para quienes deseen comer diferente en un ambiente original. Bajo música ambiental y un ambiente cosmopolita y multicultural se ofrece gran variedad de pizzas hechas a la leña y otros productos de la cocina italiana, así como comida para llevar.
 
 
En el número 52 el bar musical ODDLAND nos ofrece un buen trato y una excelente oferta de bebidas variadas, a destacar los gin’s tonics, las caipirinhas y los mojitos así como un total de 30 variedades de té. Son populares los domes, dos bocadillos en pan de molde con ingredientes variados y muy sabrosos. Bajo una música agradable y una interesante decoración a base de piedra y madera con colores cálidos, a menudo se ofrecen proyecciones cinematográficas y participación de dj’s en un ambiente apto para tomar algo con tu pareja o tus amigos.
 
 
Para los aficionados al clásico kebab, falafel y shawarma encontraréis en el número 54 el DONER KEBAB AMIGO, pequeño restaurante con capacidad para 32 personas donde se ofrece gran variedad de platos típicos del mundo musulmán, con combinaciones de carne sorprendentes, a destacar entre muchos usuarios el durum mixto con queso de cabra. Precisamente este establecimiento se diferencia de los demás por introducir el queso como ingrediente culinario, ofreciendo así un toque distinto e interesante.
 
 
Un número más arriba, en el 55, tenemos CASA PILI, el típico bar gallego de barriada de toda la vida de interior viejo, humilde y extremadamente popular. Ofrecen bocadillos y tapas variadas caseras, de las cuales son famosas las croquetas de la casa. El ambiente que se respira tanto por la decoración como por el tipo de público es un viaje al entrañable Barrio Chino barcelonés de antaño. Este local es un superviviente de aquella época y contrasta con los modernos locales de diseño de los últimos años. No os defraudará.
 
 
Finalmente, en el número 56 encontraremos al BETTY FORD, un bar de copas y cócteles especializado en voluminosas hamburguesas americanas de gran calidad, nada que ver con los productos industriales de las cadenas internacionales de fast food. El ambiente es agradable gracias a su atrevida decoración mezcla de influencias dispares y un público bastante variado y liberal aficionado a seguir las modas y las últimas tendencias urbanas.
 
 
Como curiosidad, once de estos locales participan en el llamado DESTAPAT, consistente en ofrecer todos los jueves una oferta de una caña de cerveza con una tapa al precio de 2 euros. La promoción dura desde las 21:00h hasta las 23:00h y ello permite hacer una ruta de tapeo a precio económico.
Interesante oferta de ocio y restauración en la calle de Joaquín Costa que no va dejar absolutamente a nadie indiferente ni mucho menos defraudado. Decidirse por elegir uno de los locales anteriormente descritos y valorar cual de ellos es el mejor va a resultar una tarea complicada. Nosotros no lo juzgaremos y deseamos que sean ustedes quienes lo hagan. En la próxima entrada hablaremos de otros establecimientos singulares de nuestra histórica calle que merecen ser objeto de visita.
 

En la prensa de aquel día...

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*