Formamos parte de la ruta guiada “El Raval: un món cultural”


El pasado sábado 18 de octubre volvimos a disfrutar una vez más de la interesante experiencia de formar parte del itinerario urbano llamado “El Raval: un món cultural” enmarcado dentro del conjunto de actividades culturales ofrecidas por Raval Cultural.
Nuevamente Jesús, el guía encargado de este itinerario, llevó a un grupo de unas veinte personas por aquellos espacios desconocidos del Raval y que están tan llenos de historia. Esta ruta está inspirada en un libro con el mismo título escrito por un titiritero llamado Lluïsot, el cual retrata en tono irónico y sutil, el barrio. Ágata y Alberto, pareja y compañeros nuestros, junto a su hijo Hugo participaron en la actividad. De hecho, Ágata y Hugo repitieron nuevamente la experiencia y Alberto aprovechó la ocasión para hacer el reportaje fotográfico que aquí se muestra en el presente artículo.


El punto de encuentro fue a las 11:00h. de la mañana en la plaza de Salvador Seguí, delante la nueva Filmoteca de Catalunya. Desde allí, se paseó por numerosos callejones del auténtico Barrio Chino que todavía conservan ese aroma de tiempos pasados gracias a la presencia de viviendas cuya antigüedad se remonta a los siglos XIX, XVIII e incluso XVII. En la calle de Sant Ramon todavía se conserva en estado original del bar Marsella, el más antiguo de Barcelona, fundado en 1820, y justo enfrente el exterior de la desaparecida farmacia Massana, ahora tienda de teléfonos móviles. Llegados a la calle de Guàrdia, travesía de la calle Nou de la Rambla, se visitó el Grupo-taller de Marionetas de Pepe Otal, espacio singular que dispone de un pequeño teatrillo para representaciones y donde además cualquiera que quiera puede construirse su propia marioneta.


Desde allá la ruta continuó hasta el magnífico monasterio románico de Sant Pau del Camp, uno de los monumentos más antiguos del barrio, erigido sobre el año 911 y parada de obligada visita, al tratarse de una joya patrimonial de primer orden en perfecto estado de conservación. Ascendiendo por la calle de la Reina Amàlia se llegó hasta el llamado Hort del Xino, un huerto urbano de libre acceso creado el año 2009 aprovechando el solar de un edificio derribado. Además de cultivar, se realizan diferentes tipos de actividades culturales organizadas por entidades vecinales del Raval. En el otro lado se extiende la plaza de Josep Maria Folch i Torres, donde antaño hubo una cárcel de mujeres conocida como la Presó Vella o Presó d’Amàlia. Construida en 1839, a partir de 1904 pasó a ser cárcel de mujeres. Tras su derribo en 1936, el solar permitió la urbanización de la plaza y la construcción del IES Milà i Fontanals.


La siguiente parada tuvo lugar en la calle del Hospital, donde existe la antigua parroquia de Nostra Senyora del Carme, edificio de 1835 destruido durante la Semana Trágica de 1909 pero reconstruido en 1913. En el centro parroquial, de 1935, se encuentra instalado desde hace pocos años el Teatre del Raval. Llama la atención una medianera rehabilitada como jardín vertical. La calle de arriba es la del Carme, donde se pudo visitar la Asociación Cultural Recreativa “Els Amics”, punto de encuentro vecinal donde quienes tienen inquietudes musicales ensayan, cantan y tocan. En la sala principal hay una curiosa muestra de instrumentos musicales. Muy cerca hay la plaza del Pedró, presidida por la fuente de Santa Eulalia, considerada el monumento más antiguo de la ciudad, y la iglesia gótica de Sant Llàtzer, del siglo XII, cuya capilla se puede apreciar tras el derribo de los edificios que la ocultaban.


A través de la calle de Sant Pau se llegó hasta el magnífico conjunto arquitectónico del antiguo Hospital de la Santa Creu, del año 1401, que actualmente acoge l’Escola d’Art Llotja, la Biblioteca de Sant Pau, el Col·legi de Cirurgia y el Institut d’Estudis Catalans. Aunque la visita fue desde fuera, los visitantes pudieron acceder al interior de la capilla, cuyo espacio se encuentra ahora cedido para nuevos artistas emergentes que crean y exponen sus obras de arte, generalmente de vanguardia.
Desde allí, dichos visitantes fueron conducidos hasta el conjunto cultural más representativo de estos últimos años, formado por el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) y el Museu d’Art Contemporani de Barcelona (MACBA), y el convento dels Àngels, espacios emblemáticos situados alrededor de la plaza dels Àngels, punto de confluencia de aficionados al skateboard. Recientemente, como indicamos en una anterior entrada, se recuperó el mural contra el SIDA del pintor Keith Haring, que pereció de esta enfermedad en 1991. Se sitúa justo al lado de la obra “Barcelona”, del escultor Eduardo Chillida. Finalmente, llegados a la calle de Joaquín Costa se efectuó una breve parada ante la librería anarquista y obrerista Rosa de Foc, donde también se halla la sede de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT).


El itinerario terminó en nuestra tienda, donde los participantes pudieron acceder tanto a la zona pública de ventas como al almacén. Nuestro compañero Ricard procedió a hacer la explicación histórica del negocio, quiénes lo fundaron, cómo surgió la idea, cómo se trabaja y qué se ofrece exactamente. Los visitantes, sorprendidos y entusiasmados por la originalidad de nuestro establecimiento, pudieron observar de cerca los periódicos y revistas originales. Una particularidad a destacar digna de agradecimiento fue el excelente comportamiento de la gente, su simpatía y la atención que prestaron a nuestro discurso. Llamó especialmente la atención de que no se trataran de copias o facsímiles sino de ejemplares auténticos, así como de la gran cantidad y variedad recuperada durante estos últimos veinte años. El mismo Ricard explicó también cómo se conserva el material, su clasificación y ordenación, su restauración, su presentación para la clientela y enseñó otros elementos como la máquina de grabar iniciales doradas.


En la zona de almacén, también participó nuestro compañero Roberto, el cual guió a los grupos hasta la planta superior donde se halla el comedor y el despacho para ofrecerles un aperitivo de patatas fritas acompañado de unos refrescos. Igualmente este espacio se aprovechó para montar una pequeña exposición de prensa antigua, cuyas portadas terminaron de deleitar a los visitantes, muchos de los cuales recordaron las cabeceras ya desaparecidas. Entre todos nosotros terminamos de explicar el funcionamiento de nuestra tienda y respondimos a la dudas, preguntas y comentarios de los asistentes, los cuales fueron también obsequiados al marchar con un punto de libro.
Como es costumbre, aprovechamos la ocasión para agradecer una vez más a Jesús el hecho de habernos hecho partícipes de tan interesante itinerario, ofreciendo nuestra promesa y compromiso a colaborar posteriormente en futuras rutas culturales y con todo aquello que deseen.


Gracias a esta experiencia, son más personas quienes nos conocen y nos han visto de cerca, que se interesan en nuestro regalo original, que nos recomendarán y que contribuirán a convertirnos en toda una institución más de este magnífico barrio lleno de historia, arte y cultura como es el Raval. Para saber más acerca de las rutas guiadas que organiza Raval Cultural podéis consultar el enlace clicando AQUÍ.

En la prensa de aquel día...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*