FEBRERO. Conferencia de Yalta

Del 4 al 11 de febrero de 1945 se celebró en el Palacio de Livadia, en Yalta (Crimea), la conferencia que mantuvieron durante la Segunda Guerra Mundial Iósif Stalin, Winston Churchill y Franklin D. Roosevelt, como jefes de gobierno de la URSS, del Reino Unido y de Estados Unidos, respectivamente. La reunión fue la continuación de la serie de encuentros que empezaron con la conferencia de Casablanca de enero de 1943.

En esta conferencia se acordaron varias resoluciones. En primer lugar, Alemania sería desmilitarizada y dividida en cuatro zonas de ocupación de la URSS, EEUU, Gran Bretaña y Francia. Estaría sujeta a fuertes reparaciones financieras y perdería Prusia Oriental y parte de Pomerania. Se estableció además que un tribunal internacional juzgaría a los principales criminales de guerra nazis.

En segundo lugar, Polonia sería desplazada hacia el oeste, anexionándose los territorios que Alemania perdía en el oriente y cediendo en el oriente los territorios que habían quedado bajo el dominio soviético tras el pacto de no agresión germano-soviético de 1939. El Comité de Lublin, formado esencialmente por comunistas, constituiría el núcleo principal del futuro gobierno polaco, aunque también con presencia los miembros del gobierno provisional polaco pro-occidental con sede en Londres.

En tercer lugar, con respecto a las Naciones Unidas, se acordó un compromiso sobre la fórmula de voto en el futuro Consejo de Seguridad, poniendo el énfasis en el papel clave de las grandes potencias vencedoras en la futura organización de la paz.

En cuarto lugar, se aprobó la Declaración sobre la Europa liberada cuyos jefes se comprometieron a la reconstrucción del continente por medios democráticos constituyendo gobiernos democráticos ampliamente representativos de todos los elementos no fascistas de cada nación, cuyos gobiernos deberían convocar lo antes posible elecciones libres.

Y en quinto lugar se estableció un acuerdo en el que se recogía una declaración de guerra por parte de la URSS a Japón en un plazo inferior a noventa días después del final de la guerra en Europa. Tras la derrota de Japón, la URSS recibió la isla de Sajalín y las islas Kuriles, además de privilegios especiales en la zona continental del territorio chino.

Fue la violación de estos acuerdos por parte de los soviéticos lo que llevó a la división de Europa y a lo que se vino a denominar el “telón de acero” y “Guerra Fría”.

Debido a la situación política del momento en España, a esta noticia no se le dio gran importancia por lo que no ocupó las portadas de los periódicos, todavía reservadas a la actualidad nacional. Sin embargo, la revista de política exterior y economía “Mundo” dedicó unos amplios e interesantes reportajes sobre esta conferencia.

En la prensa de aquel día...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*