El Disco Sorpresa FUNDADOR


Una de las mayores campañas musicales emprendidas por una firma comercial fue la emprendida por Pedro Domecq, de Jerez de la Frontera (Cádiz) con sus Discos Sorpresa Fundador, iniciada en los años sesenta (concretamente en 1962) y mantenida hasta principios de los setenta (hasta 1973).
Eran unas ediciones especiales de Eps (discos con cuatro canciones de 45rpm) que eran obsequiados por las Bodegas Domecq, especialmente por Navidad, a los que compraban el coñac Fundador. Era la época en que el brandy era un artículo de primera necesidad y el disco un producto de lujo, y ésta era la mejor forma de tener una colección de los artistas más famosos de la época, tanto nacionales como internacionales.
Entre la variedad de discos singles destacaron los covers extraños, es decir, aquellos discos que nunca salieron al mercado con un sello discográfico, sino que sólo aparecieron exclusivamente en discos Fundador. Hasta el año 1966, cuando los vinilos pasaron a ser fabricados por Fonogram, se convirtieron en la especialidad de la casa, pero a partir de entonces, la mayoría de discos pasaron a ofrecer o bien artistas de tercera fila, o de canciones que estaban de moda el año anterior o el que le precedía, si bien a veces se dejaba escapar alguna cosa relativamente moderna que permanecía en el más absoluto anonimato. En 1970 aparecieron los últimos discos con la cuña publicitaria, especialmente de cuña flamenca.
Cualitativamente, muchos aseguran que aquellos discos se caracterizaban por tener un mal prensado, y en las grabaciones se sentían retumbos en bajas frecuencias, los que mayormente sonaban medios y los chillones. Se realizaron cinco ediciones que se diferenciaban por el color de la funda. Para el año 1962-63 era de color naranja, para el año 1963-64 era de color verde, para el año 1965-66 fue rojo, para 1966-67 y 1972-73 el azul y finalmente de 1967 a 1971 se utilizó el amarillo.
El surgimiento de esta iniciativa coincidió con la mejora de la economía en España y el nacimiento de una nueva clase media capaz de integrarse en la rueda del consumo. El sorteo de dinero, electrodomésticos o automóviles se convirtió en un estímulo para comprar y de paso para crear a las familias una nueva ilusión de poder ganar algo que contribuyera al bienestar y a obtener una vida más fácil, especialmente después de haber sufrido una larga posguerra.
Para la adquisición del disco sorpresa se canjeaban cinco tapones de rosca de las botellas de coñac en las agencias de Pedro Domecq de cada ciudad, o bien comprando el maletín de tres botellas de Fundador.



Los discos cambiaban año tras año, algunos de ellos con premios que se indicaban al final de alguna de las dos canciones de ambas caras del disco. Estos premios iban desde uno de los coches de la gama Seat, hasta un Simca 1000 o bien un Citroen 2CV (dependiendo del año) o ser agraciados con televisores, frigoríficos, lavadoras, lavavajillas, magnetófonos, máquinas de afeitar, molinillos eléctricos y planchas de la marca Philips, tocadiscos Iberofon, mecheros Flaminaire o Leader, cafeteras Oroley, palomitones y cochecitos a pilas de juguetes Payá.
Los Discos Sorpresa de Fundador venían con la canción publicitaria de la casa que se emitía entre canción y canción, que decía: “Redondo es el Disco Sorpresa de Fundador. Redondos todos los premios de Fundador. Redondo es el placer del que bebe Fundador…El coñac que ¡Está… como nunca!…”
Con motivo del décimo aniversario, en 1971 se sortearon premios en metálico de 1000, 5000, 10000, 50000 y 100000 pesetas.
Entre los artistas más destacados figuraban Fórmula V, Los H.H., Daniel Velazquez, Raphael, Manolo Escobar, Los 3 Sudamericanos, Amina, Ana Kiro, Los Mitos, Karina, Sabrina, Victor Manuel, Cristina, Alberto Cortez, Los Mismos, Nino Bravo, María Ostiz, Miguel Rios, Los Módulos, Salomé, Nuria Feliú, Rosalía, Los Payos, Los Albas, Tony Ronald, Antoñita Moreno, Peret y Porrina de Badajoz, entre otros.
La iniciativa tuvo una duración de once años y se editó un catálogo superior a los 250 discos.


Nota: la procedencia de algunas de estas imágenes pertenecen al archivo de Daniel Pérez.

En la prensa de aquel día...

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*